El sector de la discapacidad intelectual recoge por primera vez datos de la realidad del colectivo frente a la falta de información pública

Dincat y Granés Fundació han publicado el primer “Informe de la situación de las personas con discapacidad intelectual en Cataluña” que tiene por objetivo radiografiar la realidad que afronta el colectivo e identificar los grandes retos que hay que abordar para mejorar la calidad de vida, de acuerdo con lo que prescribe la Convención de los derechos de las personas con discapacidad de Naciones Unidas. El estudio nace desde el mismo sector debido a la falta de información de la administración pública.

El informe recopila los principales datos disponibles hoy sobre las personas en situación de discapacidad intelectual en Cataluña, recoge sus principales demandas e incorpora reflexiones y opiniones de académicos y profesionales. En concreto, se analizan entre aspectos como la atención precoz, la educación, el empleo, la salud, la vida independiente, la participación en la vida política y pública, el acceso al ocio o la vida cultural, entre otros otros temas.

La discapacidad intelectual en cifras

Según constata el informe, 1 de cada 100 personas en Cataluña está en situación de discapacidad intelectual. Una cifra con tendencia creciente en los últimos años y que, teniendo en cuenta factores demográficos como el envejecimiento o la inmigración, los expertos apuntan a la alta probabilidad de que siga creciendo. Por este motivo, el sector reclama considerar a la discapacidad intelectual como un colectivo prioritario y específico dentro del conjunto de la sociedad, también, a la hora de diseñar e impulsar cualquier política pública.

Detrás de algunos de los datos analizados ―como el hecho de que sólo 1 de cada 5 personas en situación de discapacidad intelectual en activo tiene trabajo, o que sólo el 9% de las personas que querrían vivir en un piso de forma independiente consiguen hacerlo―se esconde una realidad que está impidiendo a estas personas decidir sus propios proyectos de vida y disfrutar y ejercer sus derechos de forma plena y en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos.

Algunos datos relevantes son:

ATENCIÓN PRECOZ:

Incremento de 44% de niños atendidos en los CDIAP mientras que el aumento de horas de atención ha sido del 12%. El impacto de este desajuste se traduce en menos horas de atención por persona usuaria y en una reducción de la frecuencia en la prestación del servicio,

ESCUELA:

Sólo el 17,3% de las familias se ha planteado la opción de escolarizar a sus hijos o hijas en un centro ordinario. Los motivos que destacan las familias por no optar por la escolarización ordinaria son la falta de recursos públicos y de atención especializada.

TRABAJO Y OCUPACIÓN:

Sólo 1 de cada 5 personas activas en situación de discapacidad intelectual tiene trabajo. Su tasa de paro está 42,6 puntos por debajo de la de las personas sin discapacidad.

VIDA INDEPENDIENTE:

Aunque el 40% de las personas en situación de discapacidad intelectual quisiera vivir independiente, en estos momentos sólo lo hace el 9%.

Más información: https://www.dincat.cat/informe-de-la-situacio-de-les-persones-amb-discapacitat-intellectual-a-catalunya/